Sierra Leona: Ningún diamante vale lo que la vida de una comunidad