Los naufragios de embarcaciones de migrantes en el Mediterráneo subrayan la necesidad de que actúe la Unión Europea

Los líderes europeos deben hacer más para proporcionar a las personas refugiadas y migrantes maneras seguras y legales de acceder a la protección internacional en la Unión Europea (UE); así lo ha afirmado hoy Amnistía Internacional tras el hundimiento de un barco que se dirigía a Italia frente a las costas de Libia, y ante el temor de que muchos hayan muerto ahogados. “La respuesta de los Estados miembros de la UE a la crisis de refugiados en Oriente Medio y Norte de África ha sido vergonzosa”, ha afirmado John Dalhuisen, director del Programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central. “El número creciente de vidas malogradas en el mar Mediterráneo pone en evidencia la ineficacia de las actuales políticas y prácticas de la UE en materia de asilo y migración.”
“Los dirigentes europeos tratan de impedir a toda costa que la gente llegue a Europa y, como consecuencia, obligan a unas personas desesperadas a tomar rutas más peligrosas.” “Los países europeos han ofrecido un número ridículo de plazas de reasentamiento para refugiados que huyen de conflictos, como la guerra de Siria. Un aumento significativo del número de plazas ofrecidas sería una tabla de salvación para los refugiados y contribuiría a reducir la cantidad de personas que se ven obligadas a emprender esta peligrosa ruta.” “Los dirigentes de la UE son reacios a abrir vías seguras y legales de acceso a Europa para los refugiados y migrantes y, mientras no cambien de postura, continuará la pérdida de vidas en el mar.” La armada libia ha informado del rescate de 36 personas tras el naufragio de un barco anoche cerca de Tayura, al este de Trípoli; según informes, a bordo iban 250 refugiados y migrantes. Los informes recibidos indican que otros dos barcos podrían haberse hundido en el centro del Mediterráneo en días recientes, con el resultado de varios centenares de ahogados. Según el ACNUR, más de 2.500 personas han perecido ahogadas o han desaparecido este año cuando intentaban cruzar el Mediterráneo. Debido al recrudecimiento de los enfrentamientos entre milicias y la inseguridad en Libia, que es el principal punto de partida hacia Europa, el número de refugiados y migrantes que buscan la manera de salir del país ha crecido mucho. Amnistía Internacional pide a los mandatarios de la UE que garanticen rutas seguras y legales hasta Europa para los refugiados que intentan llegar a sus fronteras, mediante programas de reasentamiento y de admisión por razones humanitarias y medidas que faciliten la reunificación familiar. Amnistía Internacional tiene previsto publicar este mes un informe sobre las peligrosas rutas marítimas para cruzar de Libia a Italia.

Temas