Rusia: Debe anularse la sentencia condenatoria de un activista que recibió el alta de un centro psiquiátrico

La sentencia condenatoria de un activista ruso pacífico que ha salido hoy de un centro psiquiátrico debe anularse, ha dicho Amnistía Internacional.
Mikhail Kosenko fue detenido tras participar en una protesta en la plaza Bolotnaya de Moscú en mayo de 2012 y fue puesto bajo custodia un mes después.
“La participación de Mikhail Kosenko en la manifestación de Bolotnaya, y las falsas acusaciones de que había actuado con violencia, se utilizaron como pruebas contra él y llevaron a su encarcelación. El único "delito" de Kosenko fue expresar públicamente sus opiniones. Esto recuerda a las tácticas de la época soviética, cuando las autoridades utilizaban el tratamiento psiquiátrico para silenciar a los disidentes", ha dicho Sergei Nikitin, director de la Oficina de Amnistía Internacional en Moscú.
“El hecho de que la sentencia condenatoria de Mikhail Kosenko no haya sido anulada supone que podría volver a ser encerrado por cualquier transgresión, real o no."
Amnistía Internacional considera que no hubo motivos para acusar ni procesar a Mikhail Kosenko por participar en "disturbios multitudinarios" y emplear la violencia contra la policía. Las acusaciones, y la posterior investigación y juicio, tenían motivos políticos.
Mikhail Kosenko era un manifestante pacífico y Amnistía Internacional lo declaró preso de conciencia.
Duran el juicio, el juez se negó a tener en cuenta ninguna de las sólidas pruebas en favor de Kosenko y consideró que el resto no era fiable.
En marzo de 2014, el Tribunal Municipal de Moscú confirmó la sentencia y condenó a Kosenko a recibir tratamiento psiquiátrico obligatorio en un centro cerrado durante un tiempo indefinido.

Temas