Guinea Ecuatorial: La Operación Limpieza pisotea los derechos humanos, no los delitos